COMPARTIR EN REDES SOCIALES:

About the author

Periodista y editora, Sol es co-fundadora de Concolón y miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Dirigió los especiales Duelo. Memorias de la Invasión y Panamá Files. Antes de eso, trabajó en medios de España, Colombia, Argentina y Panamá, y publicó en otros como The New York Times, Harpers Magazine e IICIJ (EEUU), El País (España), El Faro (El Salvador), Soho (Colombia), Revista Anfibia (Argentina), entre otros. Escribió la novela gráfica Duelo y participó en los en libros como 'Los Malos' (2015), 'Un mundo lleno de futuro' (2017) y 'Perdimos' (2019). Sesuda como pocas, dice que como le preocupa mucho más la investigación que la escritura, las primeras versiones de sus textos siempre son un caos insufrible y también infumable. Aquí, su última historia para Concolón.

16 Ago 2020

Panamá, la ciudad entre papeles

Desde los orígenes de la ciudad, 501 años atrás, el negocio fue pregón político y sello de lo urbano aquí: un paisaje inflado por los intereses privados y, por debajo y a los costados, el rugir de las consecuencias de la especulación. En este prólogo del libro 'Panamá, la ciudad entre papeles', de Ediciones Concolón, un repaso de los problemas y las posibilidades
02 Dic 2019

El Club

En Panamá, el poder político está fundido con el económico y se reúne en el Club Unión. Fundado en 1909, solo seis años después de la independencia de Colombia, en sus salones privados conviven, entre abrazos y recelos, los rabiblancos. Apellidos de siempre, sospechosos nuevos capitales, ministros, presidentes, comparten allí pertenencia, costumbres, negocios o complicidades
20 Dic 2017
DICTADURA MILITAR PANAMEÑA

Papo Córdoba, el inventor del miedo

Hombre de confianza de Manuel Antonio Noriega, Luis Antonio Córdoba pasó del G2 a imponer el terror desde las Fuerzas de Defensa en Darién y Chiriquí, luego a la ciudad de Panamá y, después del 20 de diciembre de 1989, a la cárcel por asesinato. Salió de El Renacer convertido y hoy es pastor evangélico con templo propio. Un perfil que exhibe la frágil relación de los panameños con la Memoria